Buen partido de los suplentes béticos y exhibición del canterano Sergio en Coria (1-4)


Había ganas ya de seguir la evolución del nuevo Betis de Primera, ante el ostracismo al que le han sometido, hasta la fecha, los operadores televisivos tanto en abierto como de pago en la actual pretemporada; un ostracismo que se acabará, en parte, el próximo sábado cuando Canal + Fútbol y Canal + Liga televisen el choque ante la Juventus.

Cierto es que ya sabía de antemano que esta noche, en el estadio Guadalquivir de Coria del Río -un campo que, cada vez que visito, hace aflorar en mí muy gratos recuerdos personales y profesionales de hace algunos años-, los titulares iban a descansar de cara al partido contra la “Vecchia Signora”; pero el hecho de que este encuentro se disputara, como quien dice, al lado de casa era un factor demasiado goloso como para desaprovechar la ocasión.

Además, existía también el aliciente -tal vez algo menor pero aliciente al fin y al cabo- de observar las evoluciones de la llamada “segunda unidad” y de los jóvenes canteranos del equipo, y en ese sentido el duelo no ha defraudado para nada ya que el once puesto en liza ha ofrecido un buen nivel ante, todo sea dicho, un rival voluntarioso pero sensiblemente inferior como es este Coria, hace aproximadamente una década de Segunda B -período que duró tres años y del que fui testigo presencial para los lectores de El Correo de Andalucía– y actualmente, en Tercera.

SERGIO, ESTELAR
Y precisamente ha sido uno de esos chavales el que, tras llegar a debutar en la recta final de la pasada campaña, se ha “presentado en sociedad” esta noche como un jugador de gran futuro, el juvenil Sergio Rodríguez. Sergio, desde la posición del hoy ausente Salva Sevilla -del que incluso ha heredado eventualmente su dorsal 14-, ha sido la gran estrella del partido convirtiéndose en el catalizador absoluto del juego de ataque de los de Pepe Mel. El canterano ha hecho un tanto, ha dado otro y ha servido multitud de pases de gol que sus compañeros no han sabido aprovechar.

Como decimos, Mel ha sacado esta noche a un once radicalmente diferente del que, salvo que la reciente convocatoria de huelga diga lo contrario, debutará el domingo 21 en liga ante el eterno rival. Con Goitia bajo los palos, la defensa ha estado compuesta por Isidoro en la derecha, Álex Martínez en la izquierda y Juanito Calahorro y Amaya en el centro. El medio campo lo han formado Cañas y Matilla como pivotes defensivos y Sergio como enganche, con Momo y Juanma en las bandas y Jonathan Pereira en la punta. Un equipo sólo modificado en el segundo tiempo con los también canteranos Vadillo, Pozuelo y Adrián -el portero del filial-, y con la presencia testimonial de Jorge Molina por el “tocado” en la recta final Jonathan Pereira.

Un once con ganas de reivindicarse que ofreció una excelente primera mitad en el aspecto ofensivo, siempre con el estilo de buen gusto por el balón inculcado por Pepe Mel y bajo la batuta de Sergio, secundado por Momo y un activo, aunque desafortunado, Jonathan Pereira. Muy buen partido también del interior zurdo canario, marcando dos goles -uno de ellos de penalti- y efectuando un excelente servicio en el primero de ellos, cabeceado impecablemente en el segundo palo por Isidoro al cuarto de hora.

El ex xerecista fue el autor, minutos más tarde, del 0-2, transformando un penalti cometido sobre Cañas; mientras que a los cuarenta minutos, Sergio culminó magistralmente ante el portero coriano Juan la jugada más espectacular de todo el partido, una combinación mortal con Jonathan Pereira.

Lo único no tan positivo fueron las dudas que, durante algunos minutos, ofreció el centro de la defensa. Calahorro y Amaya estuvieron solventes por lo general, pero durante diversas fases los delanteros corianos les ganaron la espalda y les pusieron en más dificultades de las debidas.

UN CUARTO DE HORA MÁS DE EXHIBICIÓN
Sergio aún estuvo en el campo durante trece minutos más en la reanudación, en los que le dio tiempo a culminar su lección de fútbol con dos grandes pases que Jonathan Pereira desaprovechó en sendas buenas posiciones, y otro más que Momo, con un tiro cruzado con la zurda, convirtió en el 0-4. Cuando fue sustituido por Vadillo el estadio Guadalquivir casi al completo le tributó una merecidísima ovación.

Con el segundo gol de Momo el Betis ya se relajó un poco y el Coria, que cambió a casi todo el equipo en el descanso, aprovechó para marcar su gol en un error de Goitia que aprovechó Quini. Faltaba media hora, pero el partido decayó bastante, aunque todavía se pudieron ver acciones muy destacadas por parte de los canteranos Pozuelo y, sobre todo, Vadillo.

El jovencísimo mediocampista bético -no llega a los 17 años-, quien este verano coqueteara con la Fiorentina antes de firmar su renovación, mostró un descaro no tan espectacular como el de Sergio, pero sí sumamente destacable. Incluso pudo marcar su gol, pero mandó el balón por encima del larguero tras un buen servicio en profundidad.

Buenos detalles, en definitiva, los que nos han dejado esta noche en Coria los teóricos suplentes béticos, por mucho que tuvieran enfrente a un contrario netamente inferior. Pero los que tienen que dar de verdad el callo son los que van a jugar de forma habitual; y éstos tendrán su definitiva prueba de fuego antes del derbi -huelga de la AFE mediante- dentro de un par de días, con todo un coloso europeo como la Juventus de rival.

,

  1. No comments yet.
(will not be published)