Buen fútbol aunque poca pólvora ante la Juve (0-0)


O al revés, como cada cual prefiera. El caso es que el Betis ha jugado esta noche un excelente partido en Salerno frente a toda una Juventus de Turín a la que se le ha puesto contra las cuerdas, hasta el punto de no haber llegado la victoria básicamente porque la pólvora está bastante mojada.

Esa es la gran y casi única “pega” que se le puede poner al trabajo desempeñado por el Betis en toda la fase de preparación para la liga, pero sin duda es algo que deberá empezar a mejorar desde ya si no quiere pasar apuros en la máxima categoría del fútbol nacional.

A diferencia del pasado jueves en Coria, esta vez sí jugaron los titulares, un once que muy probablemente será el que empiece la liga -el próximo domingo o cuando sea-: Casto; Chica, Mario, Dorado, Nacho; Iriney, Beñat, Salva Sevilla; Jefferson Montero, Rubén Castro y Jorge Molina. Un equipo que dio excelentes sensaciones, hasta el punto de “obligar” a la afición juventina presente en Salerno a silbar a los suyos ante la superioridad verdiblanca en el juego.

El balón fue casi totalmente del Betis, como acostumbra hacer el equipo de Pepe Mel, durante gran parte del choque. Tras unos primeros minutos un tanto desorientados, los heliopolitanos tomaron rápidamente la manija del juego hasta el punto de “vivir” prácticamente en el área de Buffon; aunque el excesivo barroquismo del que pecaron a veces en la elaboración, y el desacierto de sus atacantes cuando tenían posiciones francas para hacer gol les privó de abrir el marcador.

Las ocasiones más claras las gozaron, ya en el tramo final del primer tiempo, Jefferson Montero y Salva Sevilla; pero el disparo del primero lo sacó un defensa bajo palos y, acto seguido, el del segundo se marchó muy desviado cuando ya se cantaba el gol.

No es que Casto anduviera inédito porque la “Vecchia Signora” aprovechó la desubicación durante fases de Nacho y Chica para, al son del veterano ex milanista Pirlo, crear peligro de vez en cuando, a la contra; pero el meta extremeño tan sólo se tuvo que emplear a fondo en un peligroso tiro raso de Pasquato dentro del área. Casto se estiró y, con un paradón, mandó a córner la única ocasión clara de los locales en los primeros 45 minutos.

Tras el descanso la tónica no cambió: abrumador dominio bético con pocas llegadas, pero clarísimas. Jorge Molina tuvo en sus botas el 0-1 pero, solo ante Storari -sustituto de Buffon-, disparó al muñeco como se suele decir, desviando a córner el meta suplente juventino.

Con los cambios el signo del partido varió durante algunos minutos. Mediada la segunda parte Pepe Mel optó por dar entrada a Matilla y al chaval Sergio por Beñat y Salva Sevilla. Acto seguido el técnico local, Antonio Conte, se decidió a meter al gran ídolo contemporáneo de la afición “bianconera”, Alessandro Del Piero, y al delantero internacional Vincenzo Iaquinta.

La entrada de éstos animó sobremanera a la Juventus, que en un arreón que duró unos diez minutos metió al Betis en su área y pudo hacerle algún que otro gol. Nada más saltar al campo, Del Piero combinó con Krasic y su remate con la diestra, en el punto de penalti ante Amaya, tuvo que desviarlo Casto con el pie.

Pero, como decimos, la fuerza juventina se fue en nada. Mel continuó rotando al equipo y dándole minutos a casi todos los convocados, hasta el punto que, menos los ausentes Momo y Jonathan Pereira -además de Goitia-, terminaron el partido justo los que jugaron el pasado jueves en Coria, es decir: Casto, Isidoro, Juanito Calahorro, Amaya, Álex Martínez; Matilla, Cañas, Sergio; Juanma, Rubén Castro y Jorge Molina. Aunque por entonces ambos equipos prácticamente habían firmado la paz, terminando el choque con un 0-0 que, en líneas generales, dejó contentos a todos.

En mi caso personal, por fin he tenido la ocasión de comprobar que todo lo que se ha dicho del equipo bético durante estas semanas es rigurosamente cierto, toda vez que por fin algún operador de televisión -aunque no haya sido en abierto-, en este caso Digital +, se ha dignado a emitir alguno de los partidos de la actual pretemporada, aunque haya sido el último.

El Betis me ha gustado mucho, pero es verdad que la falta de acierto en los metros finales no hace sino dejar un inevitable poso de duda sobre la trayectoria de los heliopolitanos en Primera, empezando por el derbi del próximo domingo, huelga mediante.

Independientemente de si se saca o no un buen resultado ante el Sevilla, si los béticos logran solucionar este inconveniente -se habla de la incorporación de un Güiza con tan buen pasado como dudoso presente- se puede hacer una excelente temporada; por el contrario, si los de Pepe Mel continúan en ataque como una escopeta de feria lo van a pasar bastante mal. Veremos cómo evoluciona el equipo ya con puntos en juego.

,

  1. No comments yet.
(will not be published)