El ascenso, ¿para el jueves?


CÓRDOBA 1-BETIS 1

El Betis, con más de cuatro mil fieles en las gradas, ha sumado esta mañana un puntito más en el Nuevo Arcángel ante el Córdoba, en la 37ª jornada de Segunda División. Ello le permite distanciar, a cinco jornadas del final, en doce puntos al Celta y ocupar el liderato en solitario tras la derrota del Rayo, pero no depender de sí mismo para ascender matemáticamente el miércoles ante su afición.

De ganar al Tenerife los béticos cantarían el alirón aunque el Celta ganase en Salamanca el jueves, salvo que se produjera una improbable combinación de ahí al final de temporada de derrotas suyas y victorias vigueses -que está rematadamente mal- por goleada. Es decir, que sin un pinchazo céltico -algo, visto lo visto, bastante probable- el ascenso no se certificaría de manera matemática hasta el domingo en Tarragona.

El partido de hoy ha durado diez minutos, los que han tardado en llegar los goles. Nada más empezar, a los dos minutos una internada de De Coz la remató Charles en dos ocasiones: la primera la rechazó Casto, y la segunda se fue al fondo de las mallas. El Córdoba aprovechó en los primeros instantes la falta de pericia de Isidoro en el lateral izquierdo, y por ahí creó bastante peligro.

Hasta que el Betis dijo basta. Después de que el árbitro le anulara de forma incorrecta una jugada que acabó en la red, el equipo de Mel empató con un gran cabezazo en parábola de Jorge Molina a los diez minutos, después de una falta sacada desde la izquierda por Beñat.

Muy poco más dio la cosa. El Betis tuvo que hacer dos cambios prematuros en defensa por mor de una pequeña indigestión de Dorado y de otra lesión de Miguel Lopes, entrando por ellos Belenguer y Ezequiel, respectivamente. Quizás por eso, debido al enorme calor que hacía en la ciudad andaluza, el Betis decidió arriesgar lo justito.

Y como el Córdoba estaba encantadísimo con el empate, el resto del partido transcurrió entre el sopor sobre el césped y la celebración en las gradas de un ascenso que tardará en llegar, como mucho, una semana. Pese a todo, el Betis pudo ganar en el último minuto si Jorge Molina hubiese atinado con un balón franco que le quedó tras un rechace a tiro de Iriney, pero mandó la pelota a las nubes. En el fondo, no habría sido justo.

El miércoles, a dar la última estocada y, por si las moscas, a esperar la puntilla salmantina para el Celta 24 horas más tarde. Y si no, pues a esperar a Tarragona; allí por lo menos se cantaría el alirón con la numerosa colonia bética catalana.

CLASIFICACIÓN (37ª jornada, 2ª división):

1º BETIS 73 puntos
2º Rayo Vallecano 72 puntos
3º Barcelona B 61 puntos
4º Celta 61 puntos

REEDITO: Olvidaba el recurso que tiene pendiente el Granada por la presunta alineación indebida del Barcelona B en el encuentro que les midió en el Miniestadi (4-0). De ganar ese contencioso -cuando quiera que se resuelva-, el Granada estaría tercero a diez puntos del Betis, con lo que para celebrar el ascenso con todas las de la ley los béticos deben ganar al Tenerife y al Nàstic, cuando tan sólo queden tres jornadas.

,

  1. No comments yet.
(will not be published)