Éste sí es el Betis que todos queremos ver (4-0)


El Betis se puso al día con el resto de los equipos, después de recuperar el partido que, en su momento, se aplazó por la gripe A de la plantilla verdiblanca.

Lo que son las cosas, lo que es el fútbol y, como vengo repitiendo desde que empezó la liga, lo que es la Segunda División española. Hace apenas cuatro días el Betis llegaba a su encuentro contra Las Palmas tras una victoria en no sé cuántas semanas; tras ser vejado (deportiva y también arbitralmente) en Elche; con la afición de uñas preparando una nueva protesta contra Lopera y situado en la tabla mirando más hacia abajo que hacia arriba. Emana, gran protagonista ayer, con el sombrero que, antaño, le lanzaban al gran Finidi George. Foto: diariodesevilla.es

Pues bien, después de deshacerse de los “canariones”, ayer el Betis goleó por 4-0 al Villarreal B, un buen equipo que ya ha dado más de un susto esta temporada, y se sitúa cuarto con 23 puntos, a tan sólo tres puntos del trío de cabeza. Y todo ello a pesar de que la afición, como ocurriera el pasado domingo, volvió a darle la espalda al equipo: ayer se dieron cita en el Ruiz de Lopera menos de los 15 mil del otro día. Hablando en broma, quizás sea cuestión de pedirles a todos esos socios que no vuelvan más al campo, a ver si el equipo sigue igual de victorioso.

Fue un encuentro plácido para los jugadores de Tapia, que no disponían de uno así en casa desde la tercera jornada (3-0 al Recreativo), aunque en la primera parte les costó abrir el marcador. El filial del mal llamado “submarino amarillo” (éste de toda la vida ha sido el Cádiz) tuvo un buen inicio de partido, manejando el balón con mucho criterio y buscando la meta rival, quizás intentando meter más presión de la que ya tenía al Betis. El Villarreal B tuvo la ocasión de aprovechar los nervios con los que los béticos empezaron el partido, e incluso consiguió batir la meta de Goitia por medio de su jugador más destacado ayer, el delantero Jefferson Montero (sustituto del prematuramente lesionado Marco Ruben), pero el colegiado del encuentro, el madrileño Hevia Obras, anuló el gol por fuera de juego que, todo hay que decirlo, no existía. No obstante, el Betis tuvo muchas más ocasiones que los amarillos para haberse adelantado, pero Sergio García y un desacertado ayer Pavone erraron lo que, en otras ocasiones, suelen meter. El portero visitante, Juan Carlos, le hizo al ex del Zaragoza un paradón después de que Sergio cabeceara un buen centro de Emana.

El camerunés, en el momento de marcar el 1-0. Foto: diariodesevilla.es Y cuando todos esperaban el 0-0 al descanso, aparecieron Arzu y Emana en el descuento para fabricar el 1-0: el canterano le dio al camerunés un gran pase y éste picó el balón de forma magistral ante la salida de Juan Carlos. Un excelente gol de un futbolista que, con motivación, es el mejor del equipo y de la Segunda División; aunque, conociéndolo, todavía hay que ser cautos a la hora de decir que así va a continuar hasta el final de la temporada.

En la segunda parte el Betis le regaló a sus socios (los que decidieron acudir al campo) y a los simpatizantes que lo vieron por la tele los mejores minutos de la temporada. El Villarreal B continuó moviendo bien el balón y llegando con peligro en algunos momentos, pero el Betis lo machacó, y todavía pudo hacer algunos goles más. En el minuto 55 Arzu remató un córner y, tras el paradón de Juan Carlos, Melli remachó con rabia el segundo; en el 68, después de una ocasión visitante, Emana condujo un contraataque mortal. Juanma recibió el balón del camerunés, se fue por la derecha y le dio el gol casi hecho al canterano Rodri. El fallo de éste lo enmendó Sergio García, que marcó su séptimo tanto de la temporada. Y dos minutos más tarde Sergio y Emana se plantaron solos ante Juan Carlos, marcando el camerunés a puerta vacía el cuarto tanto a pase del catalán. Sergio García todavía pudo hacer más goles, pero la inspirada actuación del meta amarillo lo evitó.

Al final, 4-0 y buenas dosis de confianza de cara a los próximos partidos: Murcia, Nástic y Real Sociedad. Esperemos que, de verdad, sean de confianza, y no de relajación. Lo que sí ha quedado demostrado es que ésta es la línea a seguir. Unos días se estará más acertado y otros no, pero para conseguir el deseado ascenso hay que estar igual de concentrados y de motivados que en estos dos últimos encuentros. Con la afición en el estadio o sin ella (ojalá que con ella), así hay que continuar. Amén.

,

  1. No comments yet.
(will not be published)