Barça-Sevilla, la “bomba” de los octavos de la Copa


El emparejamiento entre el Barcelona y el Sevilla, sin lugar a dudas, ha sido lo más destacado del sorteo puro de octavos de final y del resto de eliminatorias de la Copa del Rey (al más puro estilo, por ejemplo, del tenis), celebrado este mediodía. Todos los partidos (salvo la final, claro está, que tendrá lugar en mayo) se jugarán, consecutivamente, durante los cuatro miércoles de enero y los dos primeros de febrero.

Cuadro de enfrentamientos de la Copa del Rey. Infografía: Marca.com La eliminatoria, cuyo encuentro de ida tendrá lugar el 6 de enero en el Camp Nou y la vuelta el día 13 en el Sánchez-Pizjuán, supone el enfrentamiento entre los, a priori, dos máximos favoritos para levantar el trofeo; con lo que uno de los dos quedará fuera más pronto de lo que se esperaba.

Pero éste no será el único choque fuerte en los octavos de final. En la misma ronda han quedado emparejados el Valencia y el Deportivo, cuarto y quinto respectivamente en la Liga. Además, los vencedores de estas dos eliminatorias se medirán en cuartos de final, con lo que si alguno de ellos termina siendo el campeón, se lo habrá ganado a pulso.

Por el mismo lado del cuadro van el Rayo Vallecano (verdugo del actual subcampeón, el Athletic) y el Mallorca; y el Málaga y el Getafe, respectivamente.

En la parte contraria, al Alcorcón, brillante verdugo del Real Madrid en la anterior ronda, le ha correspondido en suerte otro equipo de Primera, aunque con menos tirón: el Racing de Santander. El que siga adelante se verá las caras con el vencedor de otra eliminatoria de las consideradas “flojillas”: Hércules-Osasuna; mientras que el último enfrentamiento de cuartos de final saldrá de los duelos entre dos “primeras” y dos “segundas” con pasado más o menos reciente en la máxima categoría: Recreativo-Atlético y Celta Villarreal.

En resumen, un sorteo (repito, puro) que ha deparado un cuadro de eliminatorias bastante fuerte por su parte superior, y algo más flojo por la inferior; y que prácticamente garantiza, salvo grandes sorpresas, la presencia en la final de un equipo “de campanillas” contra otro más modesto. Es, como cada año, la grandeza del “torneo del K.O.”

,

  1. No comments yet.
(will not be published)