El Barça “asalta” Riazor, el Madrid gana con ayuda arbitral y el Valencia adelanta ya al Sevilla


La 13ª jornada de Liga en Primera División (o Liga BBVA, como prefieran) puso de manifiesto la enorme diferencia que hay, a la hora de encarar y de ganar los partidos, entre los dos grandes de nuestro fútbol; así como también el bache que está atravesando el que decían algunos que sería el tercero en discordia.

El Barça, tras cumplir el miércoles con el adelantado trámite de Jerez (por el Mundial de Clubes que se celebrará la semana que viene) afrontaba el sábado, antes de jugarse la clasificación en la Champions, una de esas salidas ansiadas por sus rivales para dejarse alguno de los puntos en juego, Riazor. El Deportivo atravesaba un extraordinario momento de forma, y con un partido menos que los azulgrana se encontrab a ocho puntos en la clasificación, con lo que principalmente desde Madrid se frotaban las manos. Más aún teniendo en cuenta que, minutos antes, el Real se había deshecho -de aquella manera- del Almería. Messi, bigoleador en Riazor, pugna con Luis Filipe. Foto: As.com/Prisacom

Pero el Barcelona, a pesar de que le costó resolver más de lo que indicó el marcador (1-3). El equipo de Guardiola volvió a demostrar que es, actualmente, el mejor del mundo; y dio una soberana lección de fútbol en el feudo deportivista. Aunque un error de Busquets hizo que Adrián López igualara el tanto inicial de Messi, en la recta final del encuentro el propio “Balón de Oro 2009” e Ibrahimovic, con otros dos golazos, sellaron la victoria de su equipo en uno de los campos más complicados del fútbol español.

El Madrid volvía a tirarse de los pelos, porque la jornada no acabó nada bien para ellos. Y eso que antes había derrotado por 4-2 al Almería, pero este resultado conviene analizarlo porque, al igualque suedió hace dos semanas contra el Racing de Santander, los blancos debieron volver a “apelar” a la “ayuda” del colegiado de turno para hincarle el diente al equipo andaluz. Tras ponerse 1-0 en el primer tiempo gracias a Sergio Ramos, los blancos vieron en la reanudación el partido ganado y dejaron levantarse al Almería, que en tres minutos volteó el marcador gracias a Soriano y a Kalu Uche.

Pese al posterior empate de Higuaín -para mí, este año, el mejor del Madrid, como la pasada temporada- los de Hugo Sánchez no terminaban de ceder ante el obligado empuje de los locales; y ahí entraron en escena Cristiano Ronaldo y el árbitro, el debutante catalán Estrada Fernández. El megacrack portugués, que curiosamente seis días antes había acusado en el Camp Nou a un tipo tan honesto como Iniesta de tirarse, se marcó a seis minutos del final un piscinazo de los que hacen época ante el guardameta visitante Diego Alves, y el colegiado, a quien antes del partido había ido a visitar Jorge Valdano (¿?), no dudó en irse presto hacia el punto de penalti. El portugués, justicia divina, falló; pero el rechace lo llevó al fondo de las mallas un Benzema que llevaba como un par de segundos metido en el área antes de que lanzara Cristiano. El penalti, pues, debió haberse repetido; otra ayudita más. Claro que todo esto, para la prensa madri(dista)leña/nacional, o bien pasó desapercibido porque el penalti estuvo bien señalado (Alfredo Relaño, As), o bien fue un fallo menor porque como el Madrid ganó 4-2 no influyó en el resultado (José Vicente Hernáez, Marca). Los “villaratos” ahora no existen, pues. Ole, una vez más, la objetividad de aquellos que se vanaglorian de llegar a todas y cada una de las aficiones de la liga española.

Cristiano Ronaldo sufre su primera expulsión en España. Foto: AFP
Con el Almería indignado y volviendo a buscar el empate, una contra del Madrid hizo que Higuaín se marchara por la derecha y le pusiera el balón franco a Cristiano Ronaldo para que el portugués (que se lamentaba por su fallo del penalti en vez de alegrarse por el gol de su compañero) la empujara a la red.

Cristiano celebró el gol con la misma intensidad que si hubiese sido el segundo de Maradona a Inglaterra, y se quitó la camiseta (¿para enseñar su marcado torso a las cámaras?), lo que le valió una amarilla que tuvo su trascendencia, porque poco después el portugués acabó siendo expulsado al recibir su segunda tarjeta tras responder con una patada a la colleja que le dio el almeriense Juanma Ortiz. La acción del megacrack fue merecedora de la roja directa, pero quizás el árbitro, sabiendo que ya tenía una amarilla, no se quiso cebar con el jugador más caro del planeta Tierra, que se perderá el importantísimo choque en Mestalla del próximo sábado.

Luis Fabiano desesperado, clara muestra del momento que atraviesa el Sevilla en Liga. Foto: As.com/Prisacom Aunque si hay un equipo que tiene más motivos que el Madrid para estar de morros, ese es el Sevilla, que volvió a fracasar en casa por segunda semana consecutiva al empatar (1-1) con el Valladolid, quien le dio un repaso de libro hasta que Pérez Burrull les echó una manita a los de Jiménez. A la media hora un precioso gol de cabeza de Manucho había puesto por delante a los pucelanos, pero el colegiado cántabro les dejó con uno menos tras expulsar injustamente, en el minuto 39, a Borja. El jugador del Valladolid llegó tarde al balón en la lucha con Perotti, pero la entrada sobre el joven jugador del Sevilla no fue, ni mucho menos, para que recibiera la roja directa. Para colmo del infortunio vallisoletano, un penalti tonto de Marcos a Navas cuando faltaban segundos para el descanso hizo que Luis Fabiano equilibrara el marcador.

El Sevilla, con superioridad numérica aunque jugando bastante mal, encerró al Valladolid en el segundo tiempo, pero Koné, que tuvo unos minutos, estuvo muy fallón; y los de Jiménez pierden la tercera plaza a manos del Valencia, que ayer se llevó los tres puntos de San Mamés, y que parece en estos momentos la verdadera alternativa al dominio madridista y azulgrana.

Por abajo, lo más destacado fue el triunfo del Atlético de Madrid en Chapín por 0-2, lo que aleja un poco a los colchoneros del descenso, dejando al Xerez como colista; y la goleada del Mallorca ante el Zaragoza (4-1), lo que consolida a los bermellones en zona europea.

La clasificación está encabezada por el Barcelona con 36 puntos (y un partido más), seguido del Madrid con 31, del Valencia con 28, del Sevilla con 27, del Deportivo con 25, y del Mallorca con 24.

,

  1. No comments yet.
(will not be published)