El Mallorca gana a un Betis incapaz de crear peligro (1-0)


MALLORCA 1-BETIS 0

El Betis vuelve a las andadas. Parece como si los jugadores de Pepe Mel, tras empatar ante el Sevilla con un buen segundo tiempo, hubieran vuelto a entrar en barrena. Si la semana pasada el Granada les venció por actitud y coraje durante la primera mitad, lo que se ha vivido esta tarde en el ahora llamado Iberostar Estadi -gelidísimo- solamente merece un calificativo: lamentable.

Al Mallorca, un equipo que hoy ha demostrado el porqué de estar luchando por no bajar, le ha bastado con apretar un poquito en la primera parte para, gracias al gol del “Chory” Castro, llevarse el encuentro ante un Betis que no ha sido capaz de llevar el más mínimo peligro al marco de Calatayud, sustituto del expulsado hace siete días Aouate.

Debutaba Paulao en el centro de la defensa junto a Mario; mientras que Álex Martínez ha ocupado el lateral izquierdo por el sancionado Nacho, y Chica regresaba al lado derecho de la zaga. Ninguno de ellos ha ofrecido un mal nivel, si bien es cierto que a todos, especialmente al central cedido por el Sporting de Braga, prácticamente se les acabó el trabajo defensivo a los 23 minutos.

Una falta hecha por Mario tras una desaplicación defensiva -que le costó la primera de las dos amarillas que vio- la aprovechó el “Chory” Castro para, con la colaboración de Casto -ay, el sempiterno pasito…-, hacer el único gol del partido. Debería Stosic tomar buena nota e intentar fichar para la próxima campaña al zurdo uruguayo… aunque sólo sea para que el Betis no lo tenga más enfrente, ya que éste es uno de esos que, contra los verdiblancos, se suelen “poner las botas”.

Desde entonces, como bien le gusta a Joaquín Caparrós, el Mallorca se echó atrás, a intentar aguantar las acometidas de un Betis que, sin Beñat pero con Rubén Castro, Santa Crut y Pozuelo disponía de efectivos más que suficientes como para haber ejercitado un poco a Calatayud.

Pero nada de nada. Ausente Beñat de inicio, la creación corrió a cargo del aceleradísimo Iriney y del impreciso -hasta más no poder- Cañas. Ni tan siquiera en el segundo tiempo, con el vasco y Jefferson Montero, hicieron temer los verdiblancos a los valientes aficionados que, desafiando al frío cuasi polar, se dieron cita en el antiguo Son Moix.

La expulsión de Mario -este chico, además de haber bajado últimamente el nivel, tiene encima el gafe propio de muchos de los que fichan por el Betis- puso las cosas un poco más difíciles, pero no sirve de excusa para la nula capacidad bética de generar ideas ofensivas, porque el Mallorca siguió renunciando absolutamente al ataque. Tampoco le hacía falta seguir arreando.

Sólo se aceleraron los corazones de los bermellones cuando Velasco Carballo expulsó, consecutivamente y en los minutos postreros, a Ramis y a Víctor Casadesús; pero entonces se culminó el esperpento heliopolitano cuando en el descuento, con una falta directa en magnífica posición para Beñat, fue el novato Álex Martínez quien ejecutó el lanzamiento. Huelga decir que se marchó directamente a las nubes.

Es ya el cuarto partido consecutivo sin ganar para las huestes de Pepe Mel. Los dos primeros -Barcelona y Sevilla- absolutamente disculpables; los dos últimos, difícilmente perdonables, sobre todo por la imagen mostrada. Una imagen de equipo absolutamente flojo y ramplón, propia de algunos de los días en los que se estuvo hasta diez jornadas sin saber lo que era llevarse los tres puntos. Y la próxima semana visitará el Villamarín ni más ni menos que el peligrosísimo Athletic de Bielsa. ¿Alarmas?

,

  1. No comments yet.
(will not be published)