Champions: El Inter deja al Barça a las puertas de la final


No pudo ser. El sueño de los barcelonistas de repetir título en la Champions (y además en el Bernabéu) no tendrá lugar porque el Barça ha caído en las semifinales ante un Inter tan rácano como práctico, fiel imagen del tipo de fútbol que le gusta a su entrenador. El 1-0 no fue suficiente para los azulgrana, y el Inter se mete en la final por vez primera desde 1972, cuando perdieron en Rotterdam con el gran Ajax de Johann Cruyff.

Los italianos hicieron valer anoche en el Camp Nou el 3-1 con el que llegaban desde San Siro y, como era previsible, se dedicaron exclusivamente a intentar defender la renta, más aún cuando Motta fue justamente expulsado antes de la media hora por doble amonestación.

La inferioridad hizo que el Inter cerrara filas un poquito más mientras que el Barça, espesísimo, en ningún momento encontró huecos en la defensa visitante hasta los minutos finales. Messi, al que se le vio un poco cansado y desesperado, casi no apareció; y tuvo que ser Piqué el que, a seis minutos del final y rondando el fuera de juego, aprovechara un gran pase de Xavi y batiera con mucha calidad a Julio César.

A partir de ese momento las fuerzas del Barça se redoblaron, pero fue demasiado tarde; aunque, todo hay que decirlo, el colegiado anuló una clara ocasión de Bojan que acabó en gol por una más que dudosa mano de Touré (parece que el balón le da en el abdomen). Sin que siva de excusa, no se pueden quejar los italianos (ni los madridistas) de árbitro en esta eliminatoria: entre lo del portugués amigo del técnico interista de la ida y lo del holandés de ayer queda sobradamente compensada la presunta ayuda deliberada que le prestó al Barça el famoso colegiado noruego en las semifinales del pasado año.

Con el pitido final se desató la euforia entre la expedición interista, empezando por su entrenador, que se fue a celebrar el triunfo con su afición como si ya hubiese ganado el trofeo; y que después dio una ciertamente polémica rueda de prensa. Como si no lo conociéramos… como si todo el mundo no supiera ya que el odio que se le tiene en el 95% de la ciudad condal (el 5% restante, es decir, los espanyolistas/madridistas, lo aman, como es normal) lo ha propiciado y alimentado exclusivamente él. Da pena que este tipo de personajes tan detestables puedan terminar como triunfadores, pero así es el fútbol, así es la vida; y así hay que aceptarlo.

La eliminación del Barça la celebró el madridismo en Cibeles, en una imagen que recuerda más a los patéticos años del Barça con Gaspart de presidente (en los que se celebraban efusiva y exclusivamente los fracasos de su eterno rival) que a lo que debería ser un club de la presunta grandeza del Real Madrid. Si Bernabéu levantara la cabeza…

En la final, el Inter se enfrentará al Bayern Munich del ex entrenador barcelonista Van Gaal y el ex madridista Robben. Los bávaros, tras el 1-0 de la ida, pasaron por encima del Olympique de Lyon en tierras francesas, venciendo por 0-3 con un hat-trick de Olic. La lástima para ellos es que Ribery no podrá disputar la final, al haber sido sancionado con tres partidos tras su pisotón a un rival en el choque de ida.

Sea como fuere, aunque el morbo mayor se pierde al haber sido eliminado el Barça, la final del Bernabéu será una final con su atractivo, dado que contará con dos hombres con pasado azulgrana en los banquillos y con varios ex madridistas en el campo, esos que presuntamente no valían para el equipo blanco y que ahora volverán al coliseo blanco para disputar la final de la Champions. Y, mientras tanto, su antiguo equipo sigue cayendo en octavos…

,

  1. No comments yet.
(will not be published)