Cancellara, primer líder del Tour


Comenzó el mayor espectáculo deportivo de los que se disputan anualmente, el Tour de Francia -aunque algunos pretendan cargárselo tanto con el dopaje como con los a veces casi inhumanos métodos para su detección-; y lo hizo en un marco incomparable, en este caso para los deportes del motor, como lo es el de las calles del Principado de Mónaco.

Cancellara, exultante de amarillo. Foto: Marca.com

Cancellara, exultante de amarillo. Foto: Marca.com

Esta vez, sin embargo, no lo ha hecho con el tradicional prólogo al uso, sino con una contrarreloj de 15 kiómetros con trazado bastante sinuoso, que ha ganado el máximo favorito, el suizo del Saxo Bank -antiguo CSC- Fabian Cancellara.

Cancellara, actual campeón olímpico de contrarreloj, fue un verdadero Fórmula 1 -nunca mejor hecha la comparación en esta ocasión- en la segunda mitad del recorrido, y aventajó a Alberto Contador en 18 segundos, y al británico Bradley Wiggins en 19. Contador había conseguido el mejor tiempo en el punto intermedio, justo en la cima del puerto puntuable; pero en la bajada y en el llano no pudo hacer nada ante la exhibición de “Espartaco”, como le dicen algunos en el pelotón a Cancellara.

El de Pinto, máximo favorito para vestirse de amarillo en los Campos Elíseos, reaparecía en el Tour después de vencer en 2007 y de no poder defender su corona en 2008; y fue el hombre que consiguió el mejor tiempo de los que, teóricamente, se disputarán la victoria final. Contador sacó, por ejemplo, 5 segundos a Cadel Evans -Silence Lotto-; 42 a Andy Schleck -Saxo Bank-; 48 a Carlos Sastre -Cérvelo- quien, no obstante, hizo una notable contrarreloj; 1:13 a Menchov, sin duda la gran decepción del día… y solamente 22 a Lance Armstrong, décimo.

Contador, poco antes de tomar la salida. Foto: Marca.com

Contador, poco antes de tomar la salida. Foto: Marca.com

El norteamericano, el gran “capo” del Tour y que volvía a la “Grande Boucle” cuatro años después de su retirada -saliendo de los primeros, además-, perdió menos tiempo del que algunos pensábamos, y demostró que ha llegado en buena forma y dispuesto a dar verdadera batalla. A ver, no obstante, cómo se desenvuelve en la montaña y, sobre todo, cómo aguanta la batalla que van a plantear sus rivales a lo largo de las próximas tres semanas.

Las actuaciones de Contador y de Armstrong fueron una clara muestra del enorme potencial que, como equipo, tiene el Astaná; pero no fueron las únicas, puesto que Andreas Klöden acabó 4º, a 22 segundos de Cancellara; y Levi Leipheimer 6º, a 30 segundos del suizo. Astaná, como cualquiera puede suponer, se conierte en el máximo favorito para hacerse con el triunfo en la crono por equipos del martes, en la que Contador debería coger el maillot amarillo. Pero el Saxo Bank tampoco tiene mal equipo y, sobre todo, tiene a Cancellara en sus filas, así que cualquier cosa puede pasar.

En resumen, magnífico comienzo del Tour de Francia 2009, una edición que se prevé, como casi todas, apasionante.

,

  1. No comments yet.
(will not be published)