Posts Tagged Lakers-Celtics

Las finales de la NBA continúan en tablas (2-2)

Era el sino de esta serie que se presumía larga y que, como aventurábamos, se va a ir al menos hasta los seis partidos. Ya comentábamos que los Lakers serían capaces de ganar a los Celtics al menos un partido en Boston, y esto se cumplió en el tercer encuentro.

En él los Lakers adquirieron una ventaja de 17 puntos en el segundo cuarto que dejaron escapar presa de sus propios errores y, por qué no decirlo cuando es verdad, de la lucha de unos Celtics que no se dan nunca por vencidos y que recuperaron la mejor versión de Kevin Garnett, quien por vez primera en la serie fue mejor que Pau Gasol -13 puntos y 10 rebotes-; aunque por el contrario sufrieron el horrible partido de Ray Allen, que después de su exhibición en el segundo choque, no metió ni una sola canasta de campo.

Con Gasol superado, sobre todo en defensa, y con un Kobe Bryant que, como en él es costumbre, se tiraba todo lo que le llegaba -es un supercrack, pero con él el juego de los Lakers a veces llega a ser desesperante-, tuvo que ser el salvador en muchos momentos decisivos, Derek Fisher, quien con 11 puntos saliera al rescate de unos Lakers que ganaron 84-91 y que se la devolvieron a los Celtics.

Sin embargo en el transcurso del tercer cuarto se produjo un hecho que puede ser decisivo para la suerte de las finales. Andrew Bynum, colosal en la pintura en los tres partidos, se resintió de la rodilla que tantos problemas le está causando en su carrera. Ayer, en el cuarto envite, tan sólo pudo disputar unos minutos meramente testimoniales, y su baja fue fundamental para que los Celtics igualaran la serie (96-89).

Tras un partido horroroso por parte de ambos equipos -el peor de la serie en mi opinión- en los tres primeros cuartos, y después de que Bryant -33 puntos y varios triples en la segunda mitad- y Gasol, como casi siempre, mantuvieran con ventaja a los Lakers ante unos Celtics dormidos, en el cuarto final el orgullo céltico despertó de la mano de su banquillo. Nate “Kryptonita” Robinson -llamado así porque, desde su minúscula estatura, le ganó un concurso de mates a Dwight “Superman” Howard- y Glenn Davis, “Big Baby”, se hicieron los amos de la cancha y, sobre todo el segundo, dieron a su equipo una ventaja decisiva para ganar y poner el empate a dos.

Davis acabó con 18 puntos y un enorme trabajo con el que, ante la ausencia de Bynum, se comió literalmente a Lamar Odom. El triunfo de los de Boston quedó sellado con una canasta de Paul Pierce a minuto y medio del final, después de que Gasol perdiera un balón ante Kevin Garnett con 87-81.

Pau hizo de nuevo un muy buen partido -21 puntos, con pocos tiros de campo pero sacando muchas faltas de tiro, más 6 rebotes-, pero se mostró incapaz de luchar solo en el último cuarto contra Garnett, Perkins, Davis y Rasheed Wallace. Sin Bynum y con Odom “de vacaciones” Gasol jugó prácticamente todo el encuentro mientras que los pívots de los Celtics se repartieron los minutos y llegaron mucho más frescos al final.

El quinto partido, el último en el TD Banknorth Garden, se jugará el domingo y será vital para determinar la suerte de la final. Si Andrew Bynum no se recupera los Celtics, a poco que exploten el juego interior, muy probablemente ganarán de nuevo por su profundidad de banquillo, y se harán con el 75% de la serie porque será muy complicado que los Lakers les ganen los dos últimos encuentros en Los Ángeles.

Pero si la rodilla le da una tregua al “center” de los Lakers -que, hasta ahora, han ganado los partidos impares-, estoy convencido de que los angelinos, con un hombre que no es primera figura pero que es vital en su rotación, volverán a cobrar ventaja en la serie, y tendrán la ocasión de sentenciar el título en el sexto ante sus aficionados. ¿Qué ocurrirá? Lo veremos en un par de días.

, ,

1 Comment

Lakers y Celtics empatan tras los dos primeros partidos de las Finales de la NBA 2010

Se preveía una serie larga, y parece que lo va a ser. Los Ángeles Lakers y Boston Celtics empatan a una victoria tras los dos primeros encuentros de las Finales, disputados en el Staples Center. Ahora marcharán a Boston, al TD Banknorth Garden, donde a partir de mañana tendrán lugar los tres siguientes partidos.

Quien pensaba que los Lakers iban a ganar fácilmente después del choque inaugural, estaban muy equivocados. En él la franquicia angelina, con un Pau Gasol (23 puntos/14 rebotes) y un Kobe Bryant estelares, le dio un soberano repaso (102-89) en el segundo y tercer cuarto a unos Celtics en los que Kevin Garnett estaba absolutamente destruido por el ala-pívot español; y en los que nadie metía ni un solo triple ni un solo punto tras los rebotes ofensivos. Fiesta, pues, en Los Ángeles.

Pero en el partido de ayer (94-103) las cosas fueron muy diferentes. Los Celtics, pese a que Garnett seguía “ausente” y con problemas de faltas, mejoraron las dos facetas restantes en las que tanto déficit tuvieron en el encuentro anterior; y de qué forma. Sobre todo los triples, en los que un Ray Allen majestuoso cogió su fusil en el segundo cuarto y “enchufó” ni más ni menos que siete consecutivos para un total de 8 de 11, la mejor marca de un jugador en toda la historia de un partido de las Finales. Los Celtics cogieron hasta 15 puntos de ventaja, que quedaron reducidos a seis en el descanso tras un gran final de los Lakers, con un 2+1 de Gasol y un triple de Kobe Bryant.

Pau (25 puntos) continuó con su “clínic” durante el tercer cuarto y, por los problemas de faltas de Kobe, se asoció con Andrew Bynum para hacer mucho daño a los Celtics en el tercer cuarto. Soberbio partido, una vez más, del español a quien, no obstante, en el último cuarto y tras descansar unos minutos, la pésima gestión de los Lakers en sus jugadas de ataque y la gran defensa de los Celtics prácticamente “ningunearon”.

Nada más comenzar el período final, con el choque empatado, Kobe Bryant cometió su quinta personal, un factor no decisivo pero sí importantísimo en el devenir del juego porque el “jugador franquicia” de los Lakers fue, desde ese momento, un hombre menos para su equipo en las acciones defensivas, temeroso de cometer la sexta y definitiva falta. Y como en ataque no tuvo el día bueno -“sólo” 21 puntos y un 10 de 27 en tiros de campo-, Kobe fue ayer una rémora para los suyos.

El juego interior angelino desapareció por completo ante la falta de balones; y, además, ante la “bajada de brazos” de Bryant y del equipo en general en defensa, surgieron primero Nate Robinson y luego un excelso Rajon Rondo para ir labrando la victoria final de los Celtics. El base titular se marcó un triple doble (19 puntos/12 rebotes/10 asistencias) y llevó a los suyos a resolver el choque en los instantes finales para, así, retornar a Boston con el “factor cancha” recuperado.

Ahora bien, en mi humilde opinión esta final continuará tan igualada que los Lakers ganarán al menos un partido en Boston, y todo se resolverá en el Staples Center, bien en el sexto bien en el séptimo y definitivo encuentro. ¿A favor de quién? Me gustaría que de los Lakers por Pau Gasol, pero eso es algo que ni el mejor futurólogo puede predecir a día de hoy.

,

2 Comments