Entrevista a Daniel Albaladejo (Diario de Sevilla)


Daniel Albaladejo -no “Albadalejo” como la mayoría cree- es un actor con una reputada trayectoria dentro del teatro español, especialmente con los textos de los Siglos de Oro. Integrante de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, este cartagenero acumula en su bagaje grandes títulos de muy variados autores: El castigo sin venganza (Lope de Vega), Tragicomedia de Don Duardos (Gil Vicente), El curioso impertinente (Guillén de Castro) o El pintor de su deshonra (Calderón de la Barca). Desde febrero él y la Compañía dirigida por Eduardo Vasco están deleitando al público español con La estrella de Sevilla, atribuida a Lope. Ahora mismo está representando, hasta el 7 de junio, en el Teatro Pavón de Madrid, la sede de la Compañía; y posteriormente, entre junio y julio, acudirán a otros lugares como Cáceres, Alcalá de Henares, Niebla y Almagro.

Gran actor y persona muy dicharachera, con motivo de su intervención en la nueva serie de Telecinco Acusados Diario de Sevilla publicó ayer una entrevista, en su sección de televisión. No existe enlace on line de la misma, así que la voy a transcribir directamente. Que la disfrutéis.

Daniel Albaladejo. Foto: elaboración y producción propia.

Daniel Albaladejo. Foto: elaboración y producción propia.

DANIEL ALBALADEJO, protagonista de Acusados y Camera café.

“LA TELEVISIÓN SE HA CONVERTIDO EN LA LOCOMOTORA CULTURAL”

El actor murciano luce una prolongada trayectoria teatral.

F. A. Gallardo.

Este verano girará por media España con La estrella de Sevilla, de Lope de Vega, con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, de la que forma parte desde hace tiempo. El murciano Daniel Albaladejo, un integrante del lobby de actores del sur que han irrumpido con fuerza en Madrid, se dio a conocer en televisión en Camera café, con un registro cómico muy alejado de los dramas que suele abordar en los escenarios.

Sus dos papeles en televisión son contrapuestos. El guarda jurado pánfilo de Camera café frente al siniestro sicario de Acusados.

En televisión te colocan en una casilla y parece que hasta entonces no has hecho otra cosa. El papel de Camera café me ha permitido ser popular entre el gran público, pero hacer de Diego Luque en Acusados ha sido un regalazo, por la complejidad del personaje.

La televisón le permite entonces que le tengan más en cuenta quienes van a verle al teatro…

Sí, le televisión es una plataforma que te permite un acercamieno al público y a su vez así el público se acerca al teatro. Cuando ven tu nombre sienten curiosidad y sé de muchos que se han quedado asombrados. Estás obligado a salir en la tele, que se ha convertido en la locomotora de la industria cultural.

¿Se hace buena televisión?

En ficción se están haciendo unas producciones excelentes. En Acusados me ha sorprendido mucho el cuidado de su elaboración. A España han llegado talentos nacionales que se han forjado en Estados Unidos, en otros países de Europa, que tienen un enorme nivel. El problema está en el cine, que anda escaso de historias y de incorporación de jóvenes talentos. Es un riesgo que el cine flaquee cuando la televisión y el teatro están en un buen momento.

Acusados va remontando en audiencia. ¿Tendrá una segunda temporada o tiene un final cerrado en esta primera tanda?

Acusados tiene grabados 13 episodios y el caso de la discoteca Metrópolis llega a una conclusión cerrada, pero la trama puede seguir. No sé si habrá una segunda temporada y si podrían seguir contando conmigo.

El mundo de su personaje en la trama gira en torno a su relación con el personaje de Silvia Abascal, a la que secuestró en los primeros episodios.

Con Silvia he tenido un trabajo muy estrecho que nos ha permitido un vínculo especial. No había coincidido con ella hasta ahora y ha sido un trabajo muy interesante para ambos.

Foto: geocities.com/sol.montoya/

Foto: geocities.com/sol.montoya/

Y en Camera café suponemos que fue un honor compartir plató con Luis Varela -Antúnez, el jefe-, a quien usted seguía de niño en Estudio 1. Una figura que se ha recuperado con esta serie.

Cuando Luis Guridi nos anunció que trabajaríamos con Luis Varela fue un impacto, y aún más verlo allí, entre el equipo de la serie. No me lo podía creer. Gracias a Camera café muchos han descubierto a un gran actor que además es el más “joven” de todos nosotros. Siempre tiene ideas nuevas, se muestra fresco y siempre se aprende de él.

Camera café ha estado maltratada en la parrilla de Telecinco, hasta que se recuperó hace unas semanas. ¿Se sigue grabando pese a todos los problemas de ubicación?

Con Camera café tenemos grabaciones semanales y hacemos unos 12 “sketches” a la semana. Ahora se están emitiendo los episodios de la cuarta temporada, pero en abril comenzamos a grabar los de la quinta.

¿Qué tal con esos compañeros que en la ficción se llevan tan mal?

Son unos actorazos, como Ana Ruiz, Arturo Valls, Carolina, Ana – Milán, se supone-… El ambiente de trabajo es genial pese a lo que se narra en la ficción. Guridi además nos da mucha libertad. En las sesiones de ensayo incorporamos detalles de nuestra cosecha y es entonces cuando el director nos “compra” o no nuestras incorporaciones.

Algunos creerán que usted lleva en esto un par de días. ¿Cuándo dio el salto a Madrid?

Yo me marché de Murcia con mi mochila en 1997 y entonces no conocía a nadie en Madrid. Tuve suerte que a los pocos días tenía ya un trabajo. En Madrid muchos actores que venimos del sur que rondamos entre los 30 y los 40 años hemos formado una piña y nos ayudamos entre nosotros.

  1. No comments yet.
(will not be published)